Jaylenne

Eres lo que comes

“Eres lo que comes” 
¿Te han dicho alguna vez esta frase?
Resulta que hace poco la escuché, y me molesto un poco, porque bueno, a mi me gusta el pozole, la pizza, las hamburguesas, para acabar pronto, todo lo que el doctor te prohibe comer cuando te enfermas, todo eso me encanta, ¿apoco a ti no?
 
Cuando le dije a una amiga esta frase me dijo : “ Entonces soy un pollo, porque me acabo de comer uno entero, y ayer comí carnitas entonces también soy…” ¡Imagina como terminó la oración! Pero esta frase es real, las personas que comen chatarra, tienen sobrepeso, problemas de salud, etc. En cambio las personas que se alimentan sanamente, tienen un margen de vida mucho mayor.
Dentro de esta platica también me dijeron:  Las personas tienen sobrepeso porque quieren” (excepto las que tienen problemas de salud, que se les dificulta mantener su peso) “Si comes lo que engorda, entonces realmente no quieres tener un buen cuerpo, porque si quisieras tenerlo, lo cuidarias.
 
Cabe mencionar que ese día comi ensalada, pues si, después de todo eso, ¡como iba a comer otra cosa!
 
Hay personas que todo el tiempo se quejan de su cuerpo, pero no hacen nada por cambiarlo, no cambian hábitos alimenticios, no hacen ejercicio, solo se lamentan al grado de tener muy mala autoestima. 
¿Verdad que es mas delicioso lo que engorda? y lo que es sano, resulta ¡no provocar felicidad en nuestro paladar! exactamente pasa lo mismo con tu vida espiritual, ¿Cómo esta eso?
 
Resulta que tu espíritu también requiere alimentarse, y como suele suceder lo que parece “sabroso” es lo que te engorda. Llena tu corazón de engaño, critica, odio, rencor, hipocresía,vicios y entonces el resultado será un corazón en mal estado, no importa cuanto consumas, nunca obtendrás las vitaminas que tu espíritu necesita y por lo tanto seguirás con un gran vacío en tu interior. La Biblia dice en Proverbios 4:23  “ Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”, te invito a que te autoexamines, y veas las cantidades de dolor que tu espíritu esta consumiendo, y que a la brevedad posible hagas cambios drásticos, para tener una vida en abundancia, la cual se adquiere cuando entregas tu corazón a Dios.
 
Alimentarse sano, claro que cuesta un poco mas de trabajo, pero no es imposible. De igual forma en el espíritu, ¿Pero como es una dieta saludable? En Filipenses 4:8 encontramos la respuesta, “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. ” 
¡Cuida tu alimento fisico y espiritual, y el resultado te va a gustar!
 
Recuerda que no todas las cosas son sencillas, si así fueran todo el mundo las haría. 

 

 

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s