Uncategorized

¡Me pasó!

Sospecho que era “un poco” confiada. Quiero comenzar contándote el porqué de esta sospecha. Una vez en el aeropuerto estaba sola y mi maleta estaba muy cargada, me pase por muchos kilos y no tenía dinero para pagar el sobrepeso y tampoco con quien dejar todo lo que me sobraba. Entonces me fui al baño y le pedí a una señora que estaba afuera que si me cuidaba una bolsa (obviamente no tenia cierre “estilo mexicana”, llena de cosas nuevas) mientras yo entraba al baño a intentar arreglar la otra maleta, me puse muchas chamarras y ropa para quitar peso, mi vuelo era Tijuana-Vallarta, imagina mi llegada totalmente casual, ¡en la playa con chamarras y bufandas!  Así que recapitulo: sola en el aeropuerto con una maleta abierta en el baño, una señora desconocida cuidándome una bolsa afuera, y yo enchamarrada, no encargué mi bolsa de mano, porque no traía caray, ¡solo eso me faltó! Gracias a Dios que El siempre tiene cuidado de nosotros y cuando salí  después de mucho rato, la señora estaba ahí cuidando mis pertenencias. En ese momento yo no capte lo que había hecho, hasta que recibí una serie de consejos por no decir regaños. No me juzgues por esta acción que hice, la verdad cuando estás desesperado confías en la primer persona que se te atraviesa y cuando reaccionas a veces es muy tarde. Pregúntame cuando me he vuelto a pasar de kilos, o cuando he vuelto a dejar mi equipaje encargado con un desconocido, ¡nunca!

Platicando respecto a la confianza, un amigo me dijo esto: no tiene nada de malo ser confiado solo debes seleccionar a las personas adecuadas por qué no puedes ir por la vida desconfiando de todos, debe haber un equilibrio entre confiar en las personas y saber que son seres humanos propensos a fallar. Y coincido con esto. Quizá has confiado en alguien y te ha desilusionado, dicen por ahí que jamás se acaba de conocer a las personas, pero no puedes por una persona juzgar a todos. Además se honesto, tú también has quebrantado en algún momento la confianza de alguien más, pues claro eres humano, eres imperfecto.

Si quieres encontrar a alguien en quien depositar tu confianza y tener la seguridad que nunca te va a fallar, te tengo una noticia, solo Dios te firma el contrato de que todos los días a todas horas en cualquier circunstancia puedes confiar en El, si quieres alguien perfecto, solo EL.

Ni muy muy ni tan tan. ¿Cómo? No seas la persona que hasta de su sombra desconfía, ni seas el que deja encargada la maleta a un desconocido. Si quieres guardar tu corazón de malos entendidos, la próxima vez se mas cuidadoso a la hora de seleccionar tu circulo VIP de personas de confianza. Una persona que teme a Dios, que ora, que lee la biblia, es un buen candidato para confiar, (no olvides que sigue siendo humano).

No pidas que confíen en ti, mejor gánate el derecho. La confianza puede durar mucho en crecer y con una acción se puede destruir. Si tienes la confianza de alguien valórala y cuídala. Si has fallado intenta reparar el daño, y sobre todo ora para que Dios traiga una sanidad verdadera ya sea a tu matrimonio, amistad, relación familiar, etc.

Termino citando la palabra de Dios en Salmo 34:8 que nos dice: <<Gustad, y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él>>

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s