Reflexión

“Mañana lo hago”

Quiero platicarte de mi última experiencia escolar, que de una manera tiene algo que ver con la vida diaria. Seguramente viviste algo similar a esto: Llega el maestro a principio de semestre y te explica la forma de evaluar, te deja un trabajo final (de terror) el cual tienes que ir aventajando durante todo el semestre, por supuesto a ti no te importa ese trabajo durante todo el ciclo, y un día llega tu maestro y te dice con una sonrisa maquiavélica, -Jóvenes el trabajo de 500 hojas que han hecho durante todo el semestre es para la semana q entra-. Tu cara de “me vale su clase” pasa a ser una cara de “tenga piedad”, ¡que maravilloso momento! ¿no creen maestros? Bueno a pesar que durante la clase morías de preocupación, horas más tarde se te pasa, y vuelven a pasar los días, y te acuerdas el fin de semana y en vez de aventajar tu tarea, prefieres hacer de todo incluso hasta lavar tu carro (cosa que jamás haces). Y sí, algo así me paso. Me llegó un e-mail dándome la forma de titularme de mi especialidad y colapse, estaba en el cine y me acordaba, estaba por dormirme y me acordaba, estaba por comerme un chocolate y …. No ahí la verdad no me acordaba, pero deje que pasaran los días, hasta que ya no soporte mas, me fui a la biblioteca, y empecé mi investigación, ¿fue fácil? No, pero una vez que comencé me di cuenta que no era tan difícil.

Mucha gente huye de sus responsabilidades a lo largo de su vida, no realizan sus deberes, prefieren huir antes que intentarlo, ¿Cuántos estudiantes han dejado su escuela? ¿Cuántos universitario no tienen su titulo por desidia? ¿Cuántos hombres no han dejado a una mujer embarazada y han huido?¿Cuántos matrimonios terminan en divorcio porque nunca se sentaron a dialogar sus diferencias? ¿Cuántos padres desobligados? ¿Cuántos hijos irresponsables? ¿Cuántos trabajadores incumplidos? ¿Cuántos gobiernos corruptos? Si cada uno hiciéramos nuestra parte, si cada uno nos dedicáramos a lo que nos toca, quizá, no sé, puede ser, nuestra sociedad fuera mejor, mejores estudiantes, mejores maestros, mejores hijos, mejores padres, mejores trabajadores, mejores políticos, mejores gobiernos. Si tan solo hiciéramos lo que nos toca, si tan solo dejáramos de huir.

Puedes huir de todo, puedes faltar a tu responsabilidad en todas las áreas de tu vida, incluso hacia Dios, hay personas que huyen de su llamado, quizá has faltado a tu responsabilidad como hijo de Dios, y a la hora de cumplir simplemente te retiras y te lavas las manos. La Biblia habla una historia acerca de esto, un hombre llamado Jonás, que fue enviado a llevar un mensaje a una ciudad, pero el faltó a su responsabilidad y huyo, y antes de juzgar a este hombre, detente un poco, tú y yo actuamos muy seguido así, ¿quieres saber más de esta historia? Chécala en tu Biblia, en el libro llamado “Jonás” si alguna vez has leído acerca de esto, sabrás que de Dios nadie huye, y un día tarde o temprano darás cuenta delante de su presencia. 

Ya no huyas más, es cansado, es agotador, hazle frente a tu situación, y de una manera muy especial te digo esto, si has estado corriendo para que el amor de Dios no te alcance, déjame decirte que vas a fracasar, porque su amor es tan alto que no puedes ir arriba de él, es tan ancho que no puedes ir afuera de él, simplemente su amor por ti es infinito, y él quiere que en vida tu decidas tu lugar donde pasarás tu eternidad, arrepiéntete de haber dado vueltas en un mismo sitio y avanza junto con Jesús. Es hora de que tomes tu responsabilidad. Se lo suficientemente hombre, y lo suficientemente mujer para afrontar tu situación con madurez.

 

¡Jamás podría yo alejarme de tu espíritu, o pretender huir de ti! Si pudiera yo subir al cielo, allí te encontraría; si bajara a lo profundo de la tierra, también allí te encontraría.9-10 Si volara yo hacia el este, tu mano derecha me guiaría; si me quedara a vivir en el oeste, también allí me darías tu ayuda.11 Si yo quisiera que fuera ya de noche para esconderme en la oscuridad, ¡de nada serviría!12 ¡Para ti no hay diferencia entre la oscuridad y la luz! ¡Para ti, hasta la noche brilla como la luz del sol!

Salmos 139:7-12

 

 

 

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s