Uncategorized

¡Crecer duele!

Cuando era niña me dolían mucho las rodillas, en la madrugada me despertaba un dolor que me hacia llorar y también me hacia ir a despertar a mi papá para que me pusiera la pomada milagrosa con la receta secreta de mi abuelito, así pasaron varios años, y la explicación siempre fue: ¡que estaba creciendo! Cuando veo a niños llorando porque les duelen las rodillas, sólo puedo pensar que: ¡se están estirando!(crecí mucho así que avalo esa explicación) lástima que no puedo comerciar con la pomada de mi abuelito.

Oh cruda realidad que no nada más crecer físicamente duele, también crecer en tu interior. Recuerdo que una ocasión me dejaron de tarea hacer los números del 1 al 100, y se me hacia tan difícil, mi hermano que iba en otro grado de primaria tenía que hacer más tarea y era un poco más complicada, yo le dije que le cambiaba la tarea (pobre de mí no tenía idea de lo que pedía) apenas sabía escribir claro que no podía, me resigne a hacer mis numeritos.Cada momento de tu vida te exige un crecimiento, y por lo general cuando estas atravesando cada etapa anhelas estar en otra, y te olvidas de disfrutar el momento, lamentablemente añoras regresar en el tiempo y resulta que ya te diste cuenta que el tiempo es algo que jamás se recupera. Crecer duele, adaptarse a una vida distinta a la que tenías cuesta trabajo. A unos les cuesta más que a otros, unos tienen la habilidad de acoplarse en un tiempo más corto. Pero quizá seas como yo, a mi me ha costado mucho, y en mi caso he tenido que trabajar en mi interior. Todo cambia, y si somos inteligentes sabremos sacar provecho de cada cambio y ver en la dificultad una oportunidad.

Crecer vale la pena, es en este periodo cuando aprendes a valorar muchas cosas, entre ellas: tu tiempo, familia, recursos, amigos, los momentos de descanso, de diversión. Aprendes a disfrutar de cada instante, te haces más consciente de lo que te rodea.

No te pudiera hablar del tema sino lo estuviera viviendo, a veces extraño estar en otra época. Lo cierto es que mis veintitantos jamás volverán y no quiero pensar que no los disfruté! Quizá tu tengas menos de 20 y estás estresado por tu época de estudiante, quizá tengas más de 30 y tengas que cubrir muchos gastos y necesidades, quizá estas arriba de los 40 y no soportas tu trabajo, la edad que estés viviendo 50,60.. Detente un momento y:

1.Entrégale a Dios tus cargas y todo lo que te angustia.
(Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios.Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. Isaías 41:10)

2. No te afanes por el día de mañana, (nadie lo tiene seguro) vive HOY.
(Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. Mateo 6:34)

3. Vive de una manera de la que no te arrepientas el día de mañana.
(Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza. 1 Timoteo 4:12)

4. No anheles vivir otra época, éste es TU MEJOR momento (si crees que no lo es, entonces HAZLO, cambia las cosas)
(Si ahora te quedas absolutamente callada, de otra parte vendrán el alivio y la liberación para los judíos, pero tú y la familia de tu padre perecerán. ¡Quién sabe si no has llegado al trono precisamente para un momento como éste! Ester 4:14)

5. Voltea a tu alrededor, no eres el único que se enfrenta a cambios.
(Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas; Salmos 34:19)

6. Sé una persona con ACTITUD, “Quizá ahora me cuesta más que ayer pero mañana seré más fuerte que hoy.”
(Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josué 1:9)

7. Un día vas a extrañar esta época que estás viviendo, no pierdas tiempo y disfrútala ahora y no en 5 años.
(Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Eclesiastés 3:1)

8. Se agradecido, el crecimiento no viene sino hay salud, por lo tanto aunque duela es síntoma de que eres saludable.
(Dad gracias al SEÑOR, porque El es bueno; porque para siempre es su misericordia. 1 Crónicas 16:34)

No hay pomada con receta secreta que quite este dolor. Pero si hay una forma de seguir de pie en medio del crecimiento, ve y toca la puerta de tu Padre Celestial, su palabra dice en Lucas 11:10 :
Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

Si mi papá terrenal calmaba mi dolor, cuanto más no lo hará mi Padre Celestial.

¡No somos dueños de la vida, te propongo que mientras dure, aprendamos a disfrutar de este hermoso viaje!

 

3 comentarios sobre “¡Crecer duele!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s