Amor y amistad · Espiritual · Vida Cristiana

¿Quieres ser mi amigo?

Me imagino que hay algunos de ustedes que disfrutan ir al gym (1%), mientras que el resto (99%) sufrimos, les confieso que yo prefiero entrar a esas clases donde siempre hay muchas señoras y cuando menos te lo esperas alguien se avienta un grito para darle ánimo a todas las demás,(aún no me atrevo a gritar). Pero lo que me he dado cuenta es que ese grupo se conoce porque suelen ser las mismas diario, entonces cuando llega una nueva(yo) invade su cotidianidad, debes tener cuidado y no ponerte en el lugar donde siempre se pone Lupita (la dueña de la tienda de la esquina) porque todas te quitarán, debes agarrar rápido el paso para no desacomodar su rutina perfecta porque si no lo agarras todas te verán feo por los espejos. Sin dudarlo puedo decir que a la mayoría de las mujeres les cuesta abrir espacio para una nueva amistad.

Si en ocasiones es tan difícil ser amiga de los “mortales”, mi razonamiento me indica que ser amiga de Dios es imposible. Es “razonable” pensar eso, pero es totalmente equivocado.

¿Cómo podemos ser amigos de Dios? Resulta menos complicado de lo que creemos, para empezar necesitamos entrar en intimidad con él, podemos orar cada Domingo en nuestra Iglesia, pero eso no nos hace amigos de El, podemos llorar después de un servicio, pero eso tampoco nos hace ser amigos de El, ¿entonces?

Para Dios cada día cuenta, cada minuto, cada acción, la honra que tú le des en cada decisión. A nadie le gusta tener “amigos” fingidos, que frente a ti te aman y cuando te das la espalda te hacen pedazos, ¿por qué pensamos que a Dios le gustará tenernos como amigos si fingimos ser unos en la Iglesia y otros cuando salimos?

Tú, mi Dios, te haces amigo

de aquellos que te honran,

y les das a conocer tu pacto.

(Salmos 25:14)

Por eso insisto, el asistir a una Iglesia te permite conocer más la palabra de Dios, te puede sensibilizar, pero el ser amigo de Dios no resultará de hablar con El una vez a la semana. Creo que a todas nos gustaría ser amigos de El, pero analiza tu intención ¿te gustaría ser su amigo por lo que puede darte? O ¿te gustaría ser su amigo porque encuentras que no hay un mejor lugar que estar en su presencia? No es divertido que te hablen por interés, sino porque en verdad quieran conocerte.

Si es un deseo de tu vida ser amigo de Dios, estoy segura que no te lo negará, si nunca lo habías pensado así ora para que se convierta en un anhelo y puedas enfocarte en buscarlo.

¡No se tú, pero yo quiero ser amiga de Dios!

.

Anuncios

8 comentarios sobre “¿Quieres ser mi amigo?

  1. * Que le pasa a Lupita?
    Que, que!
    * Qué le pasa a Lupita?
    Que, que!
    * Porque ella no baila?
    Su papa!
    * Qué dice su papa?
    Que No…
    * Qué dice su mama?
    Que sí. …
    Saludos Jay… me dejé llevar. . Jajaja

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s