Inspiracional

Su intervención

Jamás faltaré a mi pacto; siempre le cumpliré mis promesas.

Salmos 89:34 (TLA)

Durante un tiempo me despertaba con dolor de cabeza, yo pensaba que me estaba saliendo mi segunda muela del juicio, total después de unos meses fui al dentista a una limpieza bucal, ya estando ahí le platiqué al dentista del dolor y me dijo que quizá la muela del juicio que ya tenía estaba impidiendo que mi mordida encajara bien (uso otros términos pero en conclusión “creo” que quiso decir eso) y me dijo que en ese mismo momento me podía quitar la muela, mis ojos se saltaron, y el dentista se río y me dijo: te prometo que todo estará bien. Sin pensarlo mucho dije: hágalo. (Súper valiente como todas las mujeres obviamente).

Pasaron unos minutos y escuché la voz del dentista que dijo: ¡listo! Y ¿qué creen? Cumplió su promesa.

¡Sentí que lo quería… que lo quería muy lejos sólo había ido por una limpieza ¿cómo terminé sin una muela?! Pero.. si lo acepto también le di un abrazo porque cumplió su palabra.

Que importante es cumplir lo que prometemos, yo creí en la promesa del dentista, y lo hice porque mi papá confía en él. Mi papá no me iba a llevar a un lugar donde me hicieran daño, y si él confía yo lo hago también.

Nuestro Padre Celestial, no nos llevará a un proceso para salir lastimados, Él te conoce mejor que nadie, sabe lo que pasa por tu vida, y con amor anhela que todo dolor se vaya, pero a veces no confiamos en su palabra, y no permitimos que intervenga, aún cuando nos asegura que todo obrará para bien, preferimos seguir con ese dolor de cabeza.

¿Qué te hace pensar que tus decisiones son mejores que las de Él? ¿Conoces acaso el futuro como Él? Si ya te llevo al consultorio, deja que termine el proceso. Pareciera que no es lógico lo que sucede, pero su manera de obrar no será comprendida muchas veces por nosotros. Lo que importa es el resultado final y es mucho mejor de lo que esperas.

Timoteo, Silas y yo les anunciamos el mensaje de Jesucristo, el Hijo de Dios. Y Jesucristo no decía una cosa primero y otra después. Al contrario, siempre cumplía su palabra. Y todas las promesas que Dios ha hecho se cumplen por medio de Jesucristo. Por eso, cuando alabamos a Dios por medio de Jesucristo, decimos «Amén».

2 Corintios 1:19-20 (TLA)

Su intervención parece más dolorosa de lo que tu quisieras, pero lo que Él hace lo hace de raíz y bien, para que no se presente de nuevo el mismo problema. A veces quisieras solo un calmante para no sufrir en el momento, no pensando que solo alargas el dolor. Pero Dios sabe que es lo mejor para ti y justo eso quiere darte, pero no te obligará a que lo recibas, necesitas dar tu consentimiento de que aceptas confiar en Él.

Si de alguien debes dudar te aseguro no es de tu Padre Celestial. Dale tu voto de confianza y no dudes aunque no entiendas, relájate, y aférrate una vez más a sus promesas. ¡Se que Él NUNCA falla!

Anuncios

2 comentarios sobre “Su intervención

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s