Amor y amistad·Reflexión

Gracias

Es época de dar gracias y celebrar con gratitud que Dios nos ha hecho tan bendecidos. ¡No merecíamos tanto!

La gratitud no puede salir de un corazón dañado. Una persona que ha guardado a través del tiempo sentimientos dañinos no puede agradecer porque está cegada por esos malos sentimientos.

¡Que triste es que no sabemos agradecer! A mí me ha pasado, y mi corazón se duele por haber sido malagradecida, me arrepiento, porque incluso eso reflejaba mi relación con Dios distante. No podemos decir que estamos agradecidos con Dios a quien no vemos cuando a los que vemos no podemos honrar y agradecer.

Una persona en sintonía con Dios sabe obrar bien, sabe hacer lo bueno, sabe como no causar daño, sabe ser agradecida, mientras que una persona lejos de Dios actúa contrario a su voluntad y provoca daños a los demás.

Gratitud te promueve, gratitud es fruto de un corazón que sabe adorar, gratitud demuestra una vida espiritual conectada con Dios, gratitud muestra sanidad interior, gratitud entiende que todo lo que te ha pasado ha sido para bien y no guarda sentimientos de dolor, resentimiento, odio, envidia, celos, o cualquier tipo de sentir contrario a Dios.

¿Puedes identificar quiénes no han sido agradecidos contigo? de inmediato ¿verdad?, pero seguro tú estás en la lista de malagradecidos de otra persona, todos nos hemos equivocado, pero si Dios nos ha perdonado a nosotros y nos sigue perdonando el que olvidamos darle las gracias por lo que hizo y sigue haciendo en nuestras vidas y aún así sigue mostrándonos su bondad, ¿quiénes somos tú y yo para retener el perdón a una persona por considerar que no fue agradecida?

Agradece por cada persona que te hizo ser quien hoy eres, quien sembró en ti, quien te apoyo y quienes te estorbaron, porque de alguna manera y sólo Dios sabe como acomoda las cosas pero todo en tu vida ha obrado para tu bien. A partir de ahora cuidemos el ser agradecidos, pidamos perdón por las veces que no lo hemos sido, y seamos promotores de una cultura de agradecimiento, no sólo en redes sociales sino en una vida en intimidad con Dios. Sería un buen detalle que acompañes el siguiente “gracias” con la actitud correcta, no por obligación sino por amor. Es totalmente inmerecido todo lo que recibimos de Dios, lo mínimo que podemos hacer es obedecerle con un corazón totalmente agradecido.

Hoy me toca a mí agradecerte a ti donde sea que estés por estar leyendo este blog.

¡Muchas gracias!

 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5:18)

 

 

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s