Espiritual · Reflexión

Su fidelidad

Estamos a punto de terminar el 2015 y hasta este día Dios nos ha ayudado, no nos ha dejado, su fidelidad ha sido en nuestra vida. Meditaba en eso y me alegraba de decir “gracias Dios porque en todos los días de este año me has permitido ver tu fidelidad en la vida de mi familia y en la mía”.

Reflexiona un poco acerca de tu año, la vida da muchas vueltas ¿verdad? Iniciamos la carrera de este año sin saber los obstáculos a los que nos enfrentaríamos, ni las distracciones que se presentarían, o el cansancio que llegaríamos a tener. Muchas cosas pudieron haber cambiado en tu vida, pero la fidelidad de Dios ha permanecido.

¿Qué es la fidelidad de Dios? Quizá tu digas “Dios no hizo lo que le pedí, tuve muchos problemas, tuve perdidas económicas, perdí a personas que amaba, perdí mi trabajo, ¿cómo puedo decir que Dios fue fiel?

La fidelidad de Dios no significa que no sufrirás, o que Él obedecerá tus ordenes de todo lo que pidas, o que te mantendrá en una burbuja para que no te de el aire, el sol, el frío o el calor, tampoco significa que va a obligar a las personas a quedarse en tu vida, o a sobornar a tu jefe para que no te despida. Si acaso pensabas que eso era la fidelidad de Dios estabas en un error.

La fidelidad de Dios es que en cualquier momento, no importa la circunstancia Él obra a tu favor, cuando le amas (es decir cuando eres obediente a su palabra) no importa lo que venga todo será para tu bien, tal como nos dice Romanos 8:28. Dios nos dejó un manual para usarlo mientras tengamos vida: la Biblia, en este libro maravilloso encontramos la fidelidad de Dios en cada una de las promesas que nos da, pero muchas veces ni siquiera conocemos esas promesas porque no leemos su palabra.

No conocerás la fidelidad de Dios hasta que no lo conozcas a Él. Hay personas muy resentidas con Dios porque no ha hecho lo que le han ordenado, pero yo me pregunto si ellos se pueden jactar de tener una relación con Dios para molestarse, si han sido obedientes, si han sido fieles en todas las áreas de su vida, creo que nadie somos perfectos por lo tanto nadie estamos en posición de reclamarle a Dios nada. Y las personas que si tienen una relación con Dios íntima como hijos que conocen a su Padre aceptan su soberanía y comprenden que Dios tiene todo en sus manos y si decidió actuar de tal manera fue porque será para su bien, aunque de momento no lo entiendan completamente.

Número 23:19 nos dice: Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir?

Dios nunca ha fallado, no se equivoca, las promesas que te ha dado las cumplirá, y te sorprenderás de lo perfecto que son sus planes.

Un gran problema con el que lidiamos es que muchas veces no sabemos dar gracias a Dios. Nos regala tantas bendiciones pero en vez de ver su fidelidad decidimos ver lo que no nos gustó o no tenemos. Debemos ser más conscientes y no olvidar que si seguimos con vida es por que a Dios le place, entonces hagamos que valga la pena cada minuto y vivamos con un corazón agradecido por su fidelidad, por lo que dio, por lo que quitó, por lo que hizo y por lo que hará. La vida seguirá cambiando, las sorpresas seguirán llegando, gente vendrá otras se irán, pero su fidelidad permanecerá.

 

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s