Espiritual·Inspiracional

Su misericordia

¿Alguna vez has sufrido una quemadura? Yo tenía como 11 años cuando me subí a la moto de un primo y sólo se escuchó como si hubieran puesto algo en una cazuela con aceite, sin querer puse mi pierna en el escape y un círculo de mi piel quedo ahí, no supe ni como me bajé. Me recomendaron una pomada y me la ponía con muchísimo cuidado porque me ardía y me dolía mucho, pero no tenía avance, se me empezaron a hacer burbujas con agua dentro de la quemadura, entonces con más cuidado me ponía la pomada casi sin tocar las burbujas, pero no me sanaba, algunas burbujas se reventaron y se puso un poco feo, me llevaron a que me hicieran una curación, lo primero que hizo la enfermera fue quitarme toda la pomada que tenía, luego me limpio toda la herida, me puso otro medicamento, me cubrió y me dio indicaciones, después de eso la recuperación fue muy rápida.

En ocasiones intentamos cubrir con pomadas nuestras malas acciones y lo tratamos justo como yo trataba a las burbujas, con delicadeza y por encima. Si yo hubiera sabido que esa moto me iba a causar eso, no me hubiera subido. Pero el hubiera no existe y en mi pierna aún queda una pequeña marca de lo que sucedió, ya no me duele, ya no me arde, incluso con el pasar de los años ha ido desapareciendo la cicatriz.

Yo no fui la que reventó las burbujas, ni la que limpió la herida, lo hizo una persona profesional y le dio el seguimiento y cuidado necesario, quizá si yo lo hubiera hecho me hubiera infectado, lastimado o complicado todo. Así como la enfermera limpió y lo hizo con los instrumentos necesarios y desinfectados, es como opera la confesión de pecados en nuestra vida, al momento de confesar y arrepentirte, le das entrada a que Jesús te limpie y sane la herida que ha dejado el pecado, el Espíritu Santo interviene y purifica, ¿duele? Sí, pero si intentas hacerlo tú mismo el dolor será peor y prolongado pues sólo darás un tratamiento por encima sin lograr desinfectar todo el área dañada.

Quizá quede alguna cicatriz, pero al menos a mi, se me han quitado las ganas de andarme subiendo a las motos, siempre recuerdo lo incómodo que fue. ¿Será que a veces necesitamos sufrir para entender lo que no nos conviene? Quisiera que alguien dijera “yo siempre he entendido todo a la primera y NUNCA me he equivocado y JAMÁS he sufrido” pero la verdad es que todos pasamos por cosas que pudimos haber evitado, ¿la culpa fue de la moto? No, fue mi decisión. Cuando logras comprender que fallaste, sin culpar a medio universo, cuando aceptas que tus decisiones te han llevado hasta ese punto, eso habla de un reconocimiento de tu pecado, y es un indicador de ir por buen camino, pero hay quienes se quedan ahí en el lamento de sentirse indignos y pecadores y eso no es la voluntad de Dios, para confesar un pecado es necesario aceptarlo, no abrazarlo y adueñarte de el, fallaste, te duele, comprendes que necesitas que Dios te limpie, entonces hablas con Dios y confiesas tu pecado, te arrepientes, te alejas de eso y te concentras en todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio (Fil 4:8) Y esperas en Dios tu sanidad completa, probablemente no se te borrará del chip que te equivocaste, pero dime que guerrero no tuvo una herida después de una batalla. No te moriste, recupérate, llénate de fuerza y sigue adelante. No serás el mismo, ahora habrás conocido la gracia y la misericordia de Dios.

La misericordia de Dios suele venir en envolturas diferentes, a veces sus diseños no se ven muy atractivos, pero cuando abres el regalo te das cuenta de lo increíble que es. En el momento del dolor no ves que Dios está interviniendo con su misericordia para salvarte, pero conforme pasa el tiempo te das cuenta de lo increíble que es su amor por ti.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s