Reflexión

Navidad

Diciembre siempre es un mes recargado, recargado de tamales, posadas, alegría, sorpresas y para algunos de estrés y deudas. Pareciera que en este mes la felicidad se potencializa con tantas fiestas y convivios, se siente un ambiente diferente al de todo el año, pero en medio de toda esta alegría la melancolía se hace presente también, la ausencia de quienes se han ido duele más en estas fechas, se extraña más a quienes están lejos, y se reciente el no tener el dinero suficiente para comprar todo lo que se desea regalar.

Perder el verdadero sentido de esta celebración es muy sencillo, pero hoy quiero recordarte el motivo real de esta temporada, y si acaso estás en un momento complicado y has perdido el sentido de esta época aquí te va.

He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros. (Mateo 1:23)

En Isaías 9:6 la palabra de Dios nos dice: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Si la palabra navidad conmemora el nacimiento de Jesús, y el nombre de Jesús incluye que estaría con nosotros, que es admirable y consejero, que es fuerte, que es eterno, que da paz, no se supone que ¿al celebrar navidad deberíamos recordar todo lo que Jesús es? Entonces ¿porque en épocas navideñas aumentan los casos de depresión y suicidio? Psicólogos argumentan que es debido a regresiones a la infancia, y que la tristeza navideña se da incluso por la misma publicidad.

En la época que nació Jesús intentaron manchar este día con sangre, querían matarlo: Cuando ya se habían ido, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.»(Mateo 2:13)

Que coincidencia que hasta nuestros días en esta época se intenta manchar con sangre, y ¿quién viene a matar, robar y destruir? el mismo autor intelectual que quiso acabar con Jesús, es el mismo que quiere acabar contigo.

El que todo se potencialice en esta época no es casualidad, su explicación es espiritual y todo involucra el nombre de Jesús. Si estás experimentado síntomas de depresión, si no puedes disfrutar de esta época como te gustaría, quiero decirte que en el nombre de Jesús eso puede cambiar. El diablo no pudo matar a Jesús de bebé porque a Jesús nadie le quitaría la vida, la Biblia dice en Juan 10:18 Nadie puede quitarme la vida sino que yo la entrego voluntariamente en sacrificio. Pues tengo la autoridad para entregarla cuando quiera y también para volver a tomarla. Esto es lo que ordenó mi Padre».”

Jesús entregó su vida para darnos vida eterna, sufrió soledad para que tú y yo jamás estemos solos. Jesús comprende tu dolor pues atravesó los más grandes padecimientos, no hay mejor consejero que Él, no hay nadie más poderoso que Él, no importa cuan grande veas el problema que tienes en Dios siempre hay solución, lo leemos tanto que lo leemos como cliché, pero te reto a que pruebes a Dios, vívelo, disfrútalo, aférrate, cree, obedece, ora, persevera, adora, arrepiéntete por tus pecados y entrega tu corazón a Jesús, Él quiere nacer en tú corazón y quiere darte la mejor navidad, no por los regalos que recibas o las personas que te rodean, Él quiere ser tu navidad, quiere darte su paz, por encima de cualquier circunstancia. No hay mejor especialista que Jesús para cambiar tu tristeza en gozo.

Jesús quiere nacer en tú corazón y anhela cambiar tú situación actual, si Dios está contigo ¿quién contra ti? Repite esta oración si anhelas que Él sea el motivo de esta temporada y de todas las que siguen:

Señor Jesús, gracias por venir a este mundo, gracias por soportar todo lo que soportaste y por entregarte para que yo pudiera tener vida eterna, me arrepiento por todo lo malo que he hecho, quiero hacer un compromiso contigo, quiero honrar tu nombre y obedecerte, te pido que nazcas en mi corazón, y me hagas una nueva persona, renueva mis pensamientos y mi mente, quiero experimentar esa paz que va más allá de lo que entiendo, te entrego las cargas que me impedían ser libre, en tu nombre, amén.

Esta navidad no permitas que nada ni nadie te robe, destruye o mate lo que Dios te ha dado. Disfruta de su paz y celebra que al nacer Jesús, tú y yo conocimos el significado de una “nueva oportunidad”.

 

 

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s