Reflexión

Elige

¿Estás en un momento en el que debes tomar una decisión, pero no sabes como hacerlo? ¿Te gustaría que alguien llegara y te dijera lo que más te conviene y como debes hacerlo? ¿O qué por medio de un sueño sepas con claridad el camino que debes seguir?

Cuando nos encontramos en medio de una situación en la cual tenemos que elegir es bastante normal que aparezca estrés, ansiedad, desesperación, falta de apetito o incremento del mismo, y pueden suceder 3 cosas:

  1. Que elijas al “hay se va”, “como caiga”, sin darle mucha importancia.
  2. Que elijas lo más conveniente.
  3. Que no elijas nada, y postergues esa decisión.

La primera, es la más arriesgada, te puede llevar a que te arrepientas todos los días de tu vida y culpes a diestra y siniestra a los que te rodean por no haberte salvado. Hay etapas en la vida en las que tienes que tomar responsabilidad y aprender a valorar las situaciones para que así puedas decidir, elegir “como caiga” te cobrará facturas que te harán infeliz.

La tercera, es la más triste, personas que por miedo, por inseguridad, nunca decidieron nada y se quedaron sin nada, no querían arrepentirse de elegir lo incorrecto y tampoco se sentían seguro de poder elegir lo mejor.

La segunda sin duda es la mejor, pero es también la más difícil, porque para saber que es lo más conveniente, tuviste que pasar tiempo en meditación, análisis y hasta consejería.

La pregunta es ¿Cómo elijo lo mejor? Todos podemos equivocarnos, pero un error no tiene porque definirnos, una vez que te equivocas conoces las formas por las que no tenías que haber elegido y puedes convertir ese “error” en aprendizaje.

La Biblia nos habla en Lucas 6:12- 16, cuando Jesús eligió a sus 12 apóstoles, y el verso 12 dice así: Y aconteció en aquellos días, que fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.

 Aquí encontramos la principal clave para tomar decisiones que traerán bendición a nuestra vida. Si Jesús siendo el hijo de Dios dispuso un tiempo, un lugar y un espacio para orar, para saber que elegir, ¿por qué creemos que nosotros podemos elegir sin antes consultar a nuestro Padre Celestial?

¿Quieres conocer lo mejor para ti? Entonces necesitar orar. ¿Cuánto tiempo? A Jesús le llevo toda la noche, quizá a ti te cueste unas horas, unos días o semanas, ¡no tengo la menor idea! Pero sé que Dios responde si le pides dirección, y te dirigirá en la medida que tu le invites a intervenir en tu vida.

No es lo más rápido, ni lo más fácil, ni lo más divertido, esto te costará tiempo, necesitarás perseverar y aprender a confiar, pero entre más rápido entiendas este principio en tu vida, te evitarás muchos dolores de cabeza innecesarios.

Y ¿Qué pasa si ya elegiste sin consultar a Dios? Como sus hijos tenemos acceso abierto para comunicarnos con él, muchas veces nuestros pensamientos nos hacen creer que una vez que fallamos ya no hay forma de regresar a Dios, y eso es mentira, puedes orar tanto o más como antes, la situación es que probablemente te costará más, si antes no lo hiciste porque te desesperaste o no quisiste pasar tiempo con Dios, ahora debes cambiar tu mentalidad y permitir que Jesús sea el Señor de tu vida.

¿Crees que es muy fácil durar toda la noche orando? Las mejores elecciones te costarán, pero sin duda valdrán la pena. Con Dios no hay atajos, busca a Dios en la intimidad y sí o sí él te responderá.

Un comentario sobre “Elige

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s