Espiritual

Meollo del asunto

No recuerdo cuantos años tenía cuando salió la película de Titanic, todo el mundo hablaba de que era increíble y obviamente la vi, pero no me gustó, (lamento herir corazones) y hasta la fecha, no es una película que deseo volver a ver, escucho Titanic y lo primero que se me viene a mi mente es a Jack muriéndose congelado agarrado de una tabla, mientras que Rose esta a salvo, y no puedo con eso.

Por una escena de la película que me provoca mucha tristeza, quisiera brincarme esa parte y seguir.

Hay historias en la Biblia que también me quisiera brincar, una de ella es después de que muere el rey Salomón y el reino es dividido, de tal manera que con la descendencia de David solo quedó la tribu de Judá, mientras que todas las demás se alejaron, en 1 Reyes 12:20 dice Y aconteció que oyendo todo Israel que Jeroboam había vuelto, enviaron a llamarle a la congregación, y le hicieron rey sobre todo Israel, sin quedar tribu alguna que siguiese la casa de David, sino sólo la tribu de Judá.”

Jesús mismo dijo en Lucas 11:17 “Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.”

Entonces cada que voy a leer esa parte me da para abajo porque de ahí se vienen un sin fin de desgracias, reinados alejados de Dios, malas decisiones, muertes, y un periodo de oscuridad, la pregunta es ¿qué provoco esa división?

Debemos retroceder en la historia al momento cuando Dios le habla a David por medio del profeta Natán (2 Samuel 7:12-16) y le dice que en uno de sus hijos afirmará su reino. El hijo de quien se refiere es Salomón, y en 1 Reyes 9:4-9, Dios le dice esto a Salomón:   En cuanto a ti, si me sigues con integridad y rectitud de corazón, como lo hizo tu padre David, y me obedeces en todo lo que yo te ordene y cumples mis decretos y leyes, yo afirmaré para siempre tu trono en el reino de Israel, como le prometí a tu padre David cuando le dije: “Nunca te faltará un descendiente en el trono de Israel.” Pero si ustedes o sus hijos dejan de cumplir los mandamientos y decretos que les he dado, y se apartan de mí para servir y adorar a otros dioses,  yo arrancaré a Israel de la tierra que le he dado y repudiaré el templo que he consagrado en mi honor. Entonces Israel será el hazmerreír de todos los pueblos. Y aunque ahora este templo es imponente, llegará el día en que todo el que pase frente a él quedará asombrado y, en son de burla, preguntará: “¿Por qué el Señor ha tratado así a este país y a este templo?”  Y le responderán: “Porque abandonaron al Señor su Dios, que sacó de Egipto a sus antepasados, los israelitas, y se echaron en los brazos de otros dioses, a los cuales adoraron y sirvieron. Por eso el Señor ha dejado que les sobrevenga tanto desastre.”

 Resumiendo, Dios prometió a David afirmar su casa por medio de su hijo, su hijo recibió la promesa y la condición con ella, se trataba de que si Salomón obedecía su reino sería afirmado para siempre, pero si desobedecía su reino se iba a quedar en ruinas. La indicación era clara, ¿qué fue lo que provoco que el corazón de Salomón se desviara?

Salomón, era el Rey más sabio, obviamente sabía que obedecer a Dios le dejaría buenos frutos, pero lee bien esto: “Y tuvo 700 mujeres reinas y 300 concubinas; Y SUS MUJERES DESVIARON SU CORAZÓN (1Reyes 11:3) Salomón hizo lo malo y no siguió a Dios como lo hizo su padre David. Por amor a David, Dios no rompió todo el reino, sino que dejo una tribu para que siguiera reinando descendencia de David.

Y ahí el meollo del asunto, la división vino por causa de haber ignorado la indicación de Dios, es decir por haber desobedecido, la familia de David bien pudo perder todo, pero la misericordia de Dios intervino.

Cuando desviamos nuestro corazón a causa del dinero, de idolatría, de relaciones que no honran a Dios, no tenemos idea de lo que estamos entregando y dejando ir. A Salomón nadie le quitó el reino, él lo entregó cuando desvío su corazón y empezó a adorar a otros dioses por causa de las mujeres. ¿Por causa de qué o de quién se te está yendo de las manos las bendiciones que te corresponden?

Todo se pudo haber evitado…si tan sólo hubieran dado prioridad a Dios. ¿Qué cosas pueden cambiar en tu vida, si hoy decides darle la prioridad a Él?

Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal. (Proverbios 3:5-7)

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Meollo del asunto

  1. El gran meollo del asunto, cierto, cierto. Proverbios 3.5-7 es el resorte que nos devuelve el impulso a seguir con El. Si nos desviamos, podemos rectificar aun, mientras Jesus regresa. Reconocerle a El y solo a El.
    Veo como el meollo que las grandes divisiones y el problema de Salomon como dices la desobediencia, viene por intentar resolver problemas espirituales con recursos y sentimientos humanos. La obediencia es un asunto espiritual y se debe llevar con recursos espirituales. Es necesario dejar toda la soberanía al Rey y obedecer lo mejor posible. Mi oración es que propósitos se cumplan en todos nosotros. Sal. 138,8 Bendiciones Jayleen, Sin Rodeos y (PUNTO) como dices. 🙂

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s