Inspiracional

Miedo

Para Violeta el monstruo vivía en el lago que estaba a varios kilómetros de su casa, algunos de sus compañeros decían haberlo visto. En cambio donde Cristian vivía no había lago, ahí el monstruo habitaba debajo de su cama, decían que había un túnel debajo de cada cama de cada niño de la ciudad y que por ahí viajaba, si te portabas mal podía asfixiarte mientras dormías. Cuando Josefina escuchaba eso se burlaba diciendo: ¡Que tonterías son esas, los monstruos no existen, lo que sí existió fue un cementerio en mi escuela, ahí enterraron a un niño, que dicen se sigue apareciendo en el último baño de los niños!

No sé con que monstruo, niño fantasma o leyenda creciste, pero de que algo te asustaba cuando eras pequeño no tengo duda. El miedo me parece similar a comer algo infectado de salmonella, cuando lo estás comiendo no te imaginas lo que te va a provocar, pero luego cuando comienza a desarrollarse y los síntomas empiezan a salir a la luz, no te puedes ni mover del dolor, asco, infección, etc..

El miedo se alimenta, se apodera del mejor asiento en tus pensamientos y comienza a dirigir las palancas en tu cerebro, entonces sale la convocatoria para participar en un concurso de canto, y quieres hacerlo, pero recuerdas que a una amiga tuya se le olvido la letra de la canción y te paralizas y haces de cuenta como si jamás viste eso. O en medio del salón de clases o en una reunión de tu trabajo, quisieras dar tu opinión (distinta a la de todos tus compañeros) pero el miedo te controla la voz y no te sale sonido, más que 2 gallos, así que desistes. Esta nota es una campaña en contra de ese punto negro que convertiste en un monstruo, una campaña para que lo combatas con valor y lo saques de donde está. Probablemente en la lucha de posiciones él te aviente primero y te saque a ti de tu comodidad, porque ganarle al miedo es sobreponerte a un pasado complicado, es cambiar perspectivas que quizá has alimentado por años, es actuar diferente a como lo has hecho, es comenzar a vivir.

El miedo de Dorian se debía a Pedro, pero un buen día, ellos tuvieron esta plática:

-Sal de la barca

-Pero es que…tengo miedo…

-¿Miedo? Pero, ¿miedo a qué?- dijo él formando una leve sonrisa de ternura en su rostro

-¿Cómo que a qué? ¡La tormenta, la noche, los truenos, los rayos, la lluvia, y sobretodo…el agua! ¡Me puedo hundir, me puedo ahogar!

-¿Qué acaso no sabes nadar?- Me dijo Él sabiendo de antemano la respuesta

-¡Una cosa es nadar pero otra es caminar sobre el agua como tú!

Aún en el estruendo de la tormenta y en lo negro de la noche pude ver cómo volvía a sonreír con mucho amor y firmeza a la vez. Pude escucharlo en el silencio de esa sonrisa

– “Es tiempo de que salgas de la barca. De que comiences a vivir en lo sobrenatural. Necesito que hagas lo que te digo: sal de la barca. ¿Es arriesgado? Claro. ¿Es peligroso? Seguro. Pero SOY YO el que te lo está diciendo. Además…¿De qué te preocupas? ¿Qué no sabes que así como rescaté a Pedro cuando dudó puedo hacerlo por ti? Estoy listo para extender mi brazo y salvarte si hace falta así que…¿De qué tienes miedo?”

 No supe qué contestarle, no tenía que hacerlo en realidad. Sólo apreté los labios, mis ojos se humedecieron y comencé a estirar la primer pierna hacia fuera… (1)

Tu temor más grande ya Jesús lo resolvió, no lo dudes, Dorian tenía miedo por que recordó una historia de alguien más (la del apóstol Pedro), Jesús en cambió no recordaba esa historia como un momento de temor, sino de rescate, lo que para ti resulta muy grande y espeluznante, para Él es otra manera de demostrarte cuanto te ama.

Ya es hora de que estires la primer pierna hacia fuera, acaso ¿No sabes quién te esta llamando?

No tengas miedo, porque yo estoy contigo;

no te desalientes, porque yo soy tu Dios.

Te daré fuerzas y te ayudaré;

te sostendré con mi mano derecha victoriosa. (Isaías 41:10)

 

1.(Por: Samuel Jediael, Veracruz.)

5 comentarios sobre “Miedo

  1. Eres una gran bendicion, no sabes cuanto me han ayudado post que has puestos, Dios me habla de diferentes maneras y es en esos momentos que siento que me hundo donde su mano me toma y me saca de nuevo a flote!. Que Dios te siga usando

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s