Diario de Dalila

Mi nombre es…

Cada año en estos meses, llegan mercaderes de todo el mundo a la región, me gusta ir y ver lo nuevo que traen de otros lugares, mientras me paseaba por un pasillo, llamó mi atención un puesto por su aroma, vendían perfumes, cuando el dueño me vio, me ofreció de inmediato el que olía a rosas, pero era un olor distinto, fuerte, penetrante y muy caro. Cuando escuché su precio seguí mi camino, pasé por muchos otros puestos, me detuve en uno donde habían otras muchachas que escuchaban a una mujer parada en una plataforma que leía algo de que una joven amaba a un hombre pero él estaba enamorado de la hermana, me atrapó la lectura, a mi y a otras 30 o más mujeres, escuché toda la historia, volteaba a mi alrededor y algunas románticas empedernidas se secaban las lágrimas, me quería reír muy fuerte de ellas, pero me daban un poco de lástima, eran las típicas mujeres que creen que pueden ser felices con un hombre, que aún confían en ellos, que no han entendido que la vida se trata de pisar a otros para subir, pero bueno, terminó la lectura y todas aplaudieron, yo incluida, por que no me esperaba que terminara así, pensé que al final el tipo se enamoraría de esta señora, pero nada. Me dio gusto que no la amara, por que les arruinó la felicidad a toda la bola de mujeres que estaban escuchando.

La mujer de la plataforma, agregó: No es cualquier libro, es un diario “El diario de Lea”, ha viajado por años y ha estado en diferentes manos.

-“Tonterias”- dije en voz alta (nunca me ha dado miedo que escuchen lo que pienso), voltearon a verme y se dieron cuenta de mi presencia, voltearon sus ojos y me viborearon, ellas no traen mis sandalias, ni mi vestido, ni mis pulseras, me di la vuelta mientras me reía sarcásticamente, para que me vieran completa.

La mujer continuó diciendo: el libro no solo contiene el diario de Lea, tiene también a otras mujeres que han contado su vida como es el caso de:

-¡Al grano! Interrumpí a la señora que no paraba de hablar y le dije ¿qué tiene de maravilloso? en serio ¿usted se dedica a leer libros? ¿por eso le pagan? ¿o los vende o qué?

–¿Venderlo? ¡No! esta reliquia no se vende, respondió, llegaste tarde, yo vendo libros, creo que las mujeres tienen derecho a leer, pero este diario tiene un valor muy alto. Les cuento que tiene el poder de tocar corazones. Repito, no lo estoy vendiendo, les estoy ofreciendo la fama.

-¿Y dinero? Volví a interrumpir.

-Por tu vestido, detecto que tú no necesitas dinero, afirmó la vendedora.

-Usted que sabe como conseguí esto y lo que necesito.

-Si tu historia de amor es buena, estarás en este diario, -me dijo.- y todos escucharán de ti, tu nombre viajará por muchas partes del mundo. Escribir te libera.

-¡Libertad! Eso no me da para comer, dinero si.

-Aún si hubiera dinero, ¿qué te hace pensar que elegiría tu historia? ¿No estas viendo que hay más de 30 mujeres aquí, y pueden tener mejores historias que la tuya?

-Si veo a todas estas, pero ¿no me ve usted a mi? ¡somos diferentes! Y en eso dijo una tipa: ¡Claro que somos diferentes, nosotras no somos interesadas! Las demás se burlaron afirmando que estaban de acuerdo. Les respondí, ¡confundes interés con inteligencia! Ustedes caen con el primer tonto que les dice que las ama, se enamoran y se van de boca, permiten que las traten mal, siguen creyendo y llorando con historias como la de esa tal Lea, pintan corazones poniendo sus iniciales.

¡Pero que acertada!, quizá si soy interesada, interesada en protegerme, interesada en verme bien, interesada en..me volvió a interrumpir la desgraciada y dijo –interesada en llamar la atención ¡cállate! Y deja que nos digan en que consiste lo del diario.

Me dio una rabia que me le dejé ir, nos separaron, estuve a punto de irme pero escuché:

-Si hay dinero de por medio, pero no es lo que importa, deseo agregar a este diario la historia que sea digna de leer y ayude a otras mujeres.

-¿Cuánto paga? –pregunté. Y resultó que pagaba lo que costaba el perfume. ¿Coincidencia? ¡Mi yo interno dijo eso!

-Tienen hasta el próximo Lunes para entregarme sus historias y la que más me guste, será añadida al diario y se llevará la cantidad ya señalada.

-Alguien preguntó, ¿Qué debe contener?

-Comienza con tu nombre, cuenta acerca de ti, de tu infancia, de tu percepción del amor, de tu romance, como fue que inició tu relación, sólo cuenta tu historia.

La algarabía en ese puesto era demasiada, todas queriendo que su historia fuera conocida, yo solo pensaba en mi perfume. No puede haber cosa tan más estúpida como hablar del amor, si lo que quieren es leer cursilería, yo se las daré. No se si mi historia ayudará a otras y tampoco me interesa, pero si por eso me pagarán, aquí voy.

Mi nombre es Dalila, y esta es mi historia…

Continuará…

Si gustas leer el siguiente capítulo :

https://jayorozco.com/2017/03/20/el-diario-de-dalila-parte-1/

3 comentarios sobre “Mi nombre es…

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s