Espiritual

Casco y Espada

El nivel de la bendición que te espera está conectado con el nivel de ataque que enfrentas (Pastora. María Paula Arrazola)

Todos enfrentamos batallas, de ahí la intención de conocer el propósito de la armadura con la que Dios nos ha equipado, ya hemos hablado de: el Cinturón, la Coraza, el Calzado y el Escudo. (Al final te dejo todos los links por si quieres leerlos)

La palabra de Dios en Oseas 4:6 dice que el pueblo perece por falta de conocimiento. En la época de Oseas (como en la nuestra) el pueblo amado de Dios estaba siendo destruido por que no conocía a Dios.

Conocer a una persona no es lo mismo que solo ver su foto. Ahora con tanta tecnología “sentimos” que conocemos a personas solo por que vemos sus redes sociales o sus fotos, pero a veces nos sorprendemos cuando escuchamos su voz y no tiene nada que ver como nosotros lo imaginamos, o vemos que la altura es diferente a la que pensábamos, o no piensa tan profundo como parecían sus publicaciones. Decimos conocer a Dios (me incluyo) pero no sabemos distinguir su voz, no conocemos como obra, pareciera que no fue suficiente que resucitó de los muertos para que nos quede claro que no importa cuan muerta este una situación, Dios resucita lo que no tiene vida. ¿Por qué dudamos? Dudamos por que no confiamos, la confianza no se da a los desconocidos.

Ir a una Iglesia, no me hace conocer a Dios, es fuerte pero creo que todos en algún momento “creemos” conocerlo, pero de igual manera como decimos creer, hemos dudado mostrando que no confiamos en su poder. Si esto esta tocando tu corazón es bueno, Dios quiere que le conozcamos, su anhelo es revelarse a nosotros para tener una relación con Él, por eso envío a su hijo, para que lo conociéramos.

No solo queremos saber de memoria cada parte de la armadura, queremos conocer su función, continuamos con el casco y la espada.

El casco salva vidas, literal. En 2014, fallecián 2.5 de los usuarios de motos por no llevar su casco. Usar la protección en nuestros pensamientos es vital. Todo nace ahí:

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.” (Mahatma Gandhi)

 

Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas, pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al Espíritu. Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz. (Romanos 8:5-6 NTV)

“Es que no puedo controlar mis pensamientos”. Si has dicho esto porfavor:

1.Cambia tu forma de hablar. En tu lengua hay poder de vida y de muerte.

2. No se trata de que “tú” controles lo que piensas, se trata de que entregues a Dios lo que piensas (por mas sucio, malévolo, horrible, chismoso que parezca). La renovación y transformación no depende de ti sino del Espíritu Santo.

3.Ocúpate y pon a trabajar tu mente.

¿Y que pasaría si la armadura solo fuera el Cinturón, la Coraza, el Calzado, el Escudo y el Casco? Seríamos un soldado protegido sin ningún arma para atacar. Por eso el apóstol Pablo nos habla acerca de la Espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios.

Pues la palabra de Dios es viva y poderosa. Es más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra entre el alma y el espíritu, entre la articulación y la médula del hueso. Deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos. (Hebreos 4:12 NTV)

La palabra de Dios descubre lo más profundo, mismo Jesús utilizó la espada cuando fue atacado por el enemigo en el desierto. La espada es suficiente, pues ante la Espada del Espíritu todo huye y se destruye. No se trata solo de leer la Biblia como ritual, sino de ponerla en práctica, incluso hasta aprendernos textos, y cuando estemos en medio de una dificultad recordarlos.

No hay batalla que con la Espada no se pueda vencer. Así que si hoy atraviesas por una, ¡úsala!

Podemos terminar esta lectura, poniéndonos a cuentas con nuestro Dios, pidiéndole que nos perdone por no usar la armadura y misericordia para que cada día podamos conocerle.

El apóstol Pablo termina diciendo: Oren en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes. (Efesios 6:18 NTV)

Recordándonos que la armadura es espiritual y que las batallas se ganan en oración, no en una o dos oraciones, sino persistentes. Y todo se resume a eso. Podemos tener todo el conocimiento y entender para que sirve cada parte de la armadura, pero si no oramos será como tener la armadura guardada y verla de lejos. No dejes de orar camino al trabajo, a la escuela, en la iglesia y te animo que apartes un momento específico en casa y entres en comunión con Dios.

 …Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra? (Romanos 8:31 NTV)

 

 

 

Para leer acerca de toda la armadura:

https://jayorozco.com/2017/06/07/ponte-la-armadura/

https://jayorozco.com/2017/06/14/cinturon-y-coraza/

https://jayorozco.com/2017/06/21/calzado-y-escudo/

 

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s