Inspiracional

Destrozado

 Estrenar zapatos es muy divertido…¡los primeros minutos! Antes parecía que eso de tener muchos zapatos solo incluía  a las mujeres, pero ahora resulta que los hombres también se vuelven fanáticos. Pero todos sabemos que por más guapos y bonitas que nos sintamos con lo nuevo, a veces no es tan cómodo, y terminamos aventando lejos los zapatos que con tanto cuidado nos pusimos, por que sentimos nuestros pies DESTROZADOS. Como que mataron a cada uno de nuestros deditos y ya no reaccionan.

¡Por fuera lucíamos con unos zapatos nuevos, pero por dentro los pies estaban muriendo lento! 

 ¿Alguna vez te has sentido destrozado por dentro? Cuando algo te ha causado una gran pena, un gran dolor o incluso un gran cansancio. A veces vamos por la vida luciendo como nuevos, pero por dentro sentimos que nos vamos apagando, que nuestras fuerzas van desapareciendo. ¿Te imaginas que pudiéramos vernos como realmente nos sentimos? Quizá estuviéramos todos parchados, vendados, y de hecho con nuestras actitudes y palabras reflejamos lo que hay dentro de nosotros, pero aún sobre eso hay personas que son muy buenas para fingir o simplemente no quieren preocupar a sus seres queridos y se esfuerzan por aparentar que todo está bien.

 PERO… a Dios no lo podemos engañar, y eso es algo por lo cual podemos decir gracias. Dios ve nuestra condición y no se asusta, no dice “que triste tu caso” y se va, ¡no!

Dios ve y hace. Él está listo, quienes no estamos listos somos nosotros. Pues Dios trabaja en los humildes y arrepentidos, pero por lo general cuando el ser humano se siente destrozado, se llena de orgullo y de rencor. El orgullo no cura la herida, solo la tapa con utensilios no desinfectados que la hace más profunda y más llena de infección.

 ¿Qué hacer ante una herida en nuestro interior?

                      1. Reconocer que necesitas ayuda

·      Háblalo. Mi consejo es que te desahogues con Dios, primero puedes escribirlo y después lo lees, o directamente tomar un espacio cómodo y soltarlo todo, ser totalmente honestos. Desahogarte no cambia tus circunstancias, Dios primero trata con el corazón.

Mucha gente dice no hablare con Dios hasta que esté bien, que cosa más ilógica, es Dios quien nos da la sanidad, primero acude a él, y él proveerá personas que te ayuden o bien te dará la dirección para que te apoyes en personas de confianza. No permitas que el orgullo te engañe y te diga “no necesitas a nadie”, el orgullo es especialista en hacer heridas más profundas, pero al reconocer que necesitas apoyo humildad comienza a obrar.

A esto puedes añadirle ayuda profesional que te acompañe en un proceso de sanidad interior.

2. Querer la ayuda

·      Intenta el cambio. En ocasiones escuchamos el consejo pero lo desechamos, al menos inténtalo.

La palabra cambio, genera ya incomodidad, por lo general nos habla de comenzar de cero. Pero que mejor que un nuevo comienzo para estar listos para todo lo que viene de parte de Dios. El arrepentimiento, reconocer lo que hemos fallado, la confesión a Dios, y el dejar de hacer lo mismo de siempre para empezar a hacer lo que le agrada a Dios genera en nosotros una renovación.

 Ni pedir ayuda, ni aceptarla, funciona sino perseveras. Mientras sigas respirando, seguirás teniendo esperanza ¡arriba ese ánimo!

 La palabra de Dios dice en Isaías 57:15

 El Alto y Majestuoso que vive en la eternidad, el Santo, dice: Yo vivo en el lugar alto y santo con los de espíritu arrepentido y humilde. Restauro el espíritu destrozado del humilde y reavivo el valor de los que tienen un corazón arrepentido.

 RESTAURO Y REAVIVO, ¿qué más queremos? ¡sólo Dios hace eso!

Quizá hoy necesitas que tu espíritu sea restaurado y tu valor sea revivido, y Dios te dice YO PUEDO HACERLO. Un corazón humilde y arrepentido es un tesoro en medio de una sociedad llena de orgullo. Ahora mismo podemos orar que nuestro corazón sea alineado a su voluntad. No importa cuan profunda ni cuánto tiempo tenga, ante Dios toda herida es sanada. Ten fe, Dios sigue teniendo cuidado de ti.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s