Inspiracional · Reflexión · Vida Cristiana

Todo lo que tengo

En medio de tranquilidad, cuando se tiene una casa bonita, en un vecindario amable, en una ciudad limpia, no nos extrañaría escuchar: el amor de Dios es grande. Pero cambiemos un poco el panorama, en medio de la guerra o desastre, cuando no se tiene un hogar por que te han despojado de lo que tenías, en una ciudad desecha, sería totalmente extraño decir: el amor de Dios es grande.

Por la sencilla razón que el ser humano medimos el amor sobrenatural según nos sintamos, según nos este yendo. No hemos sido capaces de comprender que el amor de Dios no es más cuando nos va bien y no es menos cuando nos va mal. Su amor no cambia, es y punto.

Jeremías escribió:

 El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota.
Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!
Por tanto, digo: El Señor es todo lo que tengo. ¡En él esperaré!
Bueno es el Señor con quienes en él confían, con todos los que lo buscan.

(Lamentaciones 3:22-25 NVI)

 Lo escribió mientras Jerusalén (su ciudad) había caído, estaba totalmente destruida por la desobediencia, pero el profeta sabía que para aquellos que confían, hay esperanza y hay bondad.

¿Has sentido que tu vida está en ruinas? ¿Que te topaste con alguien que hizo y deshizo en tu corazón? Hoy mismo despertaste y no entiendes ¿como es que tu condición está al borde de la desesperación?

Declara como el profeta Jeremías hizo: Su amor es grande y su compasión jamás se agota. No tengas miedo de lo que viene, permíteme decirte que cuando algo ha tocado fondo, cuando ya no se puede destruir más, la buena noticia es que solo queda salir de ahí, solo queda reconstruir. Si tienes vida tienes esperanza.

Dios te da HOY una nueva oportunidad para un nuevo comienzo. Confía en su bondad, confía en que Él es distinto a nosotros, imagina que Dios midiera nuestro amor por Él en base a como actuamos, honestamente nuestras palabras, conductas y formas de resolver no coinciden con nuestros “te amo Dios”, pero Él mira nuestro corazón y su gracia y compasión actúa mucho más de lo que nos imaginamos.

No midas el amor que Dios te tiene por lo que te sucede, aún si hoy te estén pasando cosas buenas, su amor es MÁS. No dudes que te ama, no dudes que si hoy despertaste es por que su compasión hoy comenzó en ceros para ti, confía en su amor interminable, confía en su provisión.

Cuando te comprometas abrazar su nueva bondad diario y dejar de vivir con la bondad de un día antes, con el pasado que te lastimó, con heridas viejas, en otras palabras, cuando le creas a Dios, podrás decir con plena convicción EL SEÑOR ES TODO LO QUE TENGO, no me hace falta más.

En medio de lo que no comprendemos, aprendamos a declarar SU AMOR por encima del temor.

2 comentarios sobre “Todo lo que tengo

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s