Espiritual

Jesús es COMPASIVO

Cuándo vemos a una persona (o un grupo) de personas en dificultad (o necesidad) ya sea emocional o física solo podemos reaccionar de dos maneras: Buscamos ayudar o ignoramos la situación.

Y en ocasiones hay personas que NO SE DEJAN AYUDAR. Por que no RECONOCEN que tienen necesidad.

De igual manera pasa con Dios, él quiere ayudarnos, pero nosotros no queremos reconocer nuestra necesidad, quiere perdonarnos pero para eso necesitamos aceptar que somos pecadores.

¡Pecadores los que matan, roban, engañan! ¿pero yo?

No nos confundamos, el hecho de que no cometamos delitos castigados por la ley, no significa que no cometemos pecados. Un mal pensamiento, envidia, celos, odio, nos califica para ser pecadores, y todos lo somos. Aceptarlo no es malo, al contrario, es la puerta por la que permitimos que Jesús nos transforme.

 Cuando Jesús llego a la vida de Leví (Mateo), era un cobrador de impuestos, y la gente encargada de eso no tenía buena fama, además los amigos de Mateo era gente que le gustaba darse a los placeres, se desenvolvía en un ambiente en el que religión y moral no estaban en el paquete. A él llamó Jesús, no llamó a un santo, ni a un perfecto, cuando los fariseos se dieron cuenta que comía con ellos lo criticaron, y …

Cuando Jesús los oyó, les dijo: «La gente sana no necesita médico, los enfermos sí. No he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores. (Marcos 2:17 NTV)

La vida de Mateo dio un giro de 180 º, dejó la vida que llevaba y siguió Jesús. Eso es lo que pasa cuando Jesús nos llama, no nos hacemos perfectos, pero nuestra vida en definitiva se mueve.

Mateo siguió fallando por que era humano, pero dejó lo que conscientemente sabía no estaba bien delante de Dios, se retiró de lo que hacía.

Dios perdona pocos o muchos pecados, algunas personas dicen “yo iré a la Iglesia el día que deje lo que estoy haciendo mal”, pero uno no va al hospital ya que se alivia, ¿por qué esperar para que Jesús intervenga en tu vida?

¡Dios quiere perdonarte hoy! ¿Qué necesitas hacer?

1.Reconocer que eres pecador y que solo Jesús puede perdonarte y salvarte

2.Aceptar su perdón, con un genuino arrepentimiento

Reconocer y aceptar es el inicio del proceso, luego viene tu parte

3.Renunciar a lo que te ataba y te hacía pecar

4.Pedir apoyo para salir de esos malo hábitos

5.Rodearte de personas que te inspiren a cambiar

6.Seguir a Jesús

7.Mantener una relación con Dios

¿Esto te hará perfecto? ¡No! Por que perfecto solo es Dios, esto te hara alejarte de lo que estaba destruyendo tu vida y probablemente la de tu familia.

¿Y si ya conoces a Dios y aún así hiciste algo que sabes que no es aprobado por él? Dios te perdona también. Jesús muestra al llamar a Mateo una compasión no entendible para los demás. ¿Quién querría tener entre sus discípulos a un ladrón? Pero Jesús no ve lo que otros ven, el vio su capacidad y lo que podría llegar a ser.

Jesús es COMPASIVO, quiere perdonarte lo que te avergüenza, ocultas o te duele, y anhela que te transformes en lo que él mismo diseñó que fueras.

Y aún en los días que te sientas muy bueno, reconoce que eres pecador, nunca te sientas demasiado justo, recuerda que eso fue lo que alejó a los fariseos de Jesús.

Si transformó la vida de Mateo ¿qué te hace pensar que no puede transformar la tuya?

¡Tenemos un Dios maravilloso, solo déjate ayudar!

 

 

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s