Espiritual · Reflexión

Dios no se ha ido

Cobren ánimo y ármense de valor, todos los que en el Señor esperan. (Salmos 31:24 NVI)

¿Cómo cobrar ánimo? ¿Cómo armarme de valor? Pero la pregunta del millón ¿Cómo hacerlo mientras espero?

Cada día esperar cuesta más, los restaurantes de comida rápida nos educaron para esperar no más de 5 a 10 minutos y cuando ya pasaron 10 minutos sabemos que algo está pasando por que no es “normal” que tarde tanto, solo es una hamburguesa, solo hay 30 personas antes que yo.

En el súper ya existen las “cajas rápidas”, así que mientras tengas un cierto número de mandado puedes formarte ahí y la línea avanza rápido, ¡que flojera formarnos en la línea normal! Y que chafa las tiendas que no cuentan con estas cajas.

Pero viviendo en frontera, todo se multiplica, dijeron pongamos cajas para que la gente se cobre, entonces compras tu mandado, vas a una caja y tú solo te cobras, para que ¡no esperes!

Luego llegamos a la vida real y el tráfico está de locos y no han inventado los carros voladores entonces tenemos que esperar. Y vamos a oficinas a realizar trámites y tenemos que esperar, nos hacemos algún estudio médico y tenemos que esperar,

Luego leemos que la palabra de Dios nos dice “Cobren ánimo y ármense de valor, todos los que en el Señor esperan.”

Resulta que con Dios los procesos no se adelantan a la velocidad que queremos, y todo lo alterados que andamos por la vida rápida colapsa cuando Dios dice “todavía no”. En ese momento de espera ¿cómo puedo mantenerme con ánimo y con valor?

Debemos entender que lo que a mi me funcione quizá a ti no, mis tres pasos para tranquilizarme puede que no tengan efecto sobre tu vida, pero hay ciertas cosas que si practicáramos más, sufriríamos menos, por ejemplo ABRIR LA BIBLIA.

No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. (Filipenses 4:6 NTV)

 

Les digo la verdad, si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Muévete de aquí hasta allá”, y la montaña se movería. Nada sería imposible. (Mateo 17:20 NTV)

Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón (Salmos 37:4 NTV)

a)Oren por todo

b)Den gracias

c)Tener fe

d)Deleitarnos en Dios

Pero quizá estás en un punto donde sientes que Dios se alejo o que se olvidó de ti, y eso trae tristeza, desesperación, desconfianza, mismo David dijo:

En mi confusión llegué a decir: «¡He sido arrojado de tu presencia!» Pero tú oíste mi voz suplicante cuando te pedí que me ayudaras. Amen al Señor, todos sus fieles; él protege a los dignos de confianza, pero a los orgullosos les da su merecido. (Salmos 31:22-23 NVI)

En la confusión, pensamientos vendrán a decirte: Dios no está, PERO porfavor vence la voz de tu interior y ora, David SUPLICO ayuda, y Dios borró la confusión. Dios no se había ido.

En tiempos de dificultad parece complicado callar la duda y el temor, pero permite que tu voz suplicante sea más fuerte que las mentiras que te quieren robar tu promesa. Dios no se ha ido de tu lado, al contrario él protege a los dignos de confianza.

 

 

 

 

 

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s