Amor y amistad

Mente vs Corazón

¿En algún punto de tu vida te has sentido sin avance? Vivimos en un mundo de tantos avances, ya sabes la tecnología, la medicina, a donde volteamos vemos mejoras, lamentablemente lo que suele no avanzar muchas veces es el factor humano.

Algunas de las causas por las cuales no avanzamos en cuanto a relaciones (del tipo que sea) por mencionar algunas:

  1. Falta de perdón
  2. Culpa
  3. Miedo
  4. Vergüenza
  5. Conformismo

¿Puedes identificar algún momento donde uno o más de esos sentimientos te esclavizo? ¡Se siente feo! No puedes tomar decisiones por que todo tu interior se basa en algo que no tiene nada que ver contigo. Fuimos diseñados a la imagen de Dios, para perdonar, para amar, para servir, para vivir en plenitud, cuando nos contaminamos de sentimientos no alineados con Dios, nuestra vida se detiene. Y no me refiero a que no sigas con tu vida, me refiero a que todo lo que puedes disfrutar no lo haces por que hay “algo” que no te deja.

Mente vs Corazón

Muchas veces tu quisieras dar perdón, soltar la culpa, pisar el miedo, quitarte las vestiduras de vergüenza, volver a tus sueños y entonces comienza una lucha, por una esquina “La mente” ágil para recordar el pasado, en la otra esquina “El corazón” confiado y con varios golpes que lo han hecho temeroso. Tú sabes que tu vida sería más fácil si perdonaras, pero tu mente te dice: no seas débil, lo que hizo es imperdonable, seguro tu falta de perdón lo está volviendo loco y el corazón con la fuerza que le queda dice: olvídalo ya es tiempo de confiar, a lo que la mente responde “hasta cuando vas a entender corazón por eso no sirves para nada”.

No quiero minimizar el daño que pudieron haberte hecho, pero quiero ayudarte a que comprendas que esos sentimientos no le hacen daño a quienes te lastimaron, el daño es total y completamente para ti. Nuestra mente por si sola quiere venganza por eso es que necesitamos la mente de Cristo, una mente renovada y transformada.

No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. (Romanos 12:2NTV)

 La gente lo escupió, su cuerpo recibió latigazos, sus amigos lo traicionaron, los que recibieron milagros se burlaron, y su reacción fue “ Padre perdónalos por que no saben lo que hacen” (Lucas 23:34) Algo no era normal en Jesús ¿quién podría reaccionar así? Solamente alguien que conocía al Padre y confiaba que su condición actual era momentánea y podía ver su resurrección.

Ese dolor que causaste o que te causaron que te está impidiendo tener relaciones conforme a la voluntad de Dios (es decir sanas), no es una condición eterna, cuando veas que perdón te lleva a resurrección querrás moverte de ahí. Personas piensan ¿por qué lo bueno no me pasa a mí? Pero cuando viene lo bueno no lo quieren por que culpa no los deja tomar algo que les pertenece, ese círculo enfermizo de auto sabotearte no proviene de Dios, proviene de una mente que no ha permitido una renovación.

La primer relación que debe adquirir importancia es con nuestro Padre Celestial, con nuestro origen, si no partimos de aquí, puede parecer imposible. Cuando comprendes que no eres perfecto, que cometes errores, que eres pecador y que a diario necesitas el perdón de Dios, lo quieres. Y el perdón de Dios es para todos, luego descubres que Dios te perdona como tú perdonas a los demás, si tu amas a Dios sabes que necesitas su perdón por lo tanto comprendes que es un beneficio perdonar, si la relación espiritual con Jesús no te interesa, no tendrá sentido para ti esto y seguirás negando lo que tu consideras tu valioso perdón, y no pasará nada en tu vida, salvo que tendrás malas relaciones, constantes atascamientos emocionales y vivirás lo que no era diseñado para ti pero tú lo preferiste. En pocas palabras si nuestra relación con Dios no está bien nuestras relaciones  tampoco lo estarán.

Por eso como consejo básico : invierte en está relación antes de querer cualquier otra.

¿Eres la peor persona si sientes alguno de esos sentimientos? Seríamos mentirosos si alguien dijera que nunca ha sentido uno de esos. Experimentarlos no es igual a vivir con ellos, si lo tienes bien identificado, si sabes lo que te ha robado, de lo que te ha privado, si ya estás harto de querer agradar y de no saber a quién agradas por que seguro que ni a Dios ni a ti, ríndete a Dios, ríndele tus pensamientos, dale chance al Espíritu Santo de que te sane ¿Cómo hago eso? Habla con él, ora, pídele que te permita ver lo que viene si avanzas, que un panorama de tu futuro se muestre a ti cuando decidas caminar con tu cabeza levantada.

Ningún sentimiento negativo soporta el amor infinito de Dios, quién lo experimenta lo da, y ese amor infinito es para ti.

2 comentarios sobre “Mente vs Corazón

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s