Jaylenne

¡Qué difícil!

¡Qué difícil!

Todos los días mientras era estudiante, hubo algo con lo que muchas veces no pude, lo acepto. En las primeras horas era un poco más fácil porque estaba literalmente dormida solo con los ojos abiertos, pero conforme iba pasando el día esa habilidad se me desarrollaba, te estoy hablando de “hablar en clase”. Era algo inmediato, en cuanto entraba el maestro, se me venían a la mente todas las cosas que no les había dicho a mis amigas, en varias ocasiones me sacaron del salón, me bajaron puntos, pero no había remedio. ¿Te identificas? Es como cuando te están regañando y te quieres reír, o como cuando te tienes que desvelar estudiando y te da sueño muy temprano. Así es cuando te dicen las palabras “Guarda silencio” se activa una bomba en la que quieres hablar todo lo que se pueda. Sentía que mis últimos minutos para poder hablar era mientras pasaban lista, cuando la clase terminaba, ya no era tan divertido hablar, mientras salíamos a receso, prefería hacer otras cosas, pero luego seguía otra clase y de nuevo me pasaba lo mismo. Claro que cuando venia el examen me arrepentía de las pláticas sin sentido y quería regresar el tiempo, pero estimados amigos eso es imposible, cuando te equivocas, hay que aceptar las consecuencias, e intentar ser mejor para que no te vuelva a pasar.

En cualquier situación “Guardar silencio” siempre será más complicado. Cuando alguien se acerca a ti para contarte un problema, ni siquiera dejas que termine de hablar porque ya se lo estas resolviendo. No es fácil quedarte en silencio cuando alguien habla de ti o cuando alguien te está llamando la atención. Hablamos comiendo, hablamos en el cine, hablamos dormidos, hablamos llorando, hablamos riendo, hablamos hasta con los ojos, hablamos con las manos, pero cuando en verdad tenemos que hablar, cuando esta la necesidad, cuando alguien necesita conocer de Jesús, ahí sucede lo contrario, cuando debes hablar no lo haces. ¡¿Así o mas contreras?!

Y entonces cuando intentas comunicarte con Dios, haces lo mismo. Y  sabemos de memoria que orar es: “platicar con Dios”, ¿y entonces porque haces monólogos? ¡Solo hablas TU! Y si orar es platicar con Dios, ¿a qué hora habla El? Pero sabes a veces la verdad no sabemos cómo escucharlo. Si acaso tú eres de los que están diciendo “esto es para mí”, quiero ayudarte. Les pedí a algunos amigos me ayudaran a responder unas preguntas, y aquí te lo paso al costo.

Pregunta #1. ¿Se te complica guardar silencio delante de Dios?

* Si es complicado, ya que en ciertos momentos tenemos tantas dudas, actividades, planes y proyectos que nos gustaría emprender, y equivocadamente creo que a veces llegamos a creernos que somos nosotros los que le diremos a Dios que hacer y nos olvidamos de guardar silencio y ver lo que realmente quiere hacer en nuestras vidas, ministerio o relaciones.

* Desgraciadamente estamos impuestos a hablar con Dios pero no a escucharlo, regularmente le digo todo y luego me despido son pocas veces que guardo silencio para escuchar su voz.

* A veces, porque viene desesperación por obtener una respuesta. Pero reacciono y solo guardo silencio, y confió que El está obrando y está conmigo como dicen: “Cuando estas pasando un momento de dificultad y te preguntas donde esta Dios, recuerda que el maestro siempre está en silencio durante el examen.”

*Si se me complica porque hablo mucho.

*En un principio se me complicaba muchísimo, el hecho de pensar quedarme callado era bastante raro para mí, me podía hacer sentir que yo era un raro o loco. Pero en medida que le he conocido y que he experimentado lo real que es, se me hace más fácil disfrutar de su presencia en silencio. Incluso he intentado guardar silencio ANTES de empezar mi devocional como un ejercicio reconociendo que El es primero en mi vida y no yo.

Pregunta #2. Cuando logras guardar silencio, ¿Cómo escuchas su voz?

* La escucho al momento que abro mi Biblia, al momento que me doy cuenta que ese libro se encuentra lleno de sabiduría, amor y se convierte en un manual de vida. A veces Dios me habla en una conversación o predica, no siempre es lo que quiero escuchar, pero cuando viene de Dios hay paz y tranquilidad.

* Yo no escucho la voz de Dios en vivo, es más bien como pensamientos que regularmente van en contra de la respuesta que espero.

* Por medio de su palabra o de otras personas. De sueños que Dios me ha dado. Por medio de las circunstancias. Milagros. Y también como una voz interna, pues el Espíritu Santo vive en mí.

* Cuando estoy buscando dirección en alguna cosa Dios me da mucha paz sobre ciertas opciones y siento la convicción de hacerlo de tal forma.

* Así como no podemos escuchar 104.5 en el canal 12 o ver el canal 21 en la estación 105.3, así también sucede en nuestro espíritu. Es la sintonización perfecta para poder comunicarnos con El, sin embargo Dios nos sorprende y también puedo escucharle por medio de visiones o de sueños.

Como puedes leer, todos coinciden en que no es sencillo quedarse callados, sin embargo no es imposible, y una vez que lo logras, es por medio de su palabra, de predicaciones, de esa voz interna, que logras escuchar lo que Dios te está hablando. En mi poca experiencia ha sido en el silencio donde he recibido perdón, consuelo, amor y muchas más bendiciones, siempre seremos sorprendidos por su misericordia. Te reto a que en estos días guardes silencio en tus tiempos a solas con El. Como en toda relación es necesario invertir tiempo para conocerse mejor, y quien lo diría pero muchas veces el silencio es más importante de lo que imaginamos. Guarda silencio y escucha su voz.

“Mis  queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse”. (Santiago 1:19.)

“Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros,
de los que maquinan planes malvados”. (Salmos 37:7)

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s