Inspiracional

RECARGADOS

Alex estaba por recibir una llamada que le cambiaría la vida. En un e-mail le notificaban que el Martes a las 11 am se comunicarían con el para ofrecerle el trabajo de sus sueños acompañado de una maestría, literal su sueño estaba por cumplirse.

Diana, por otro lado al fin había conseguido entablar una conversación con su crush, no le interesaba ninguna otra notificación, estaba pendiente del chat, uso su celular toda la mañana.

A las 11 am, el celular de Alex y el de Diana (perfectos desconocidos) les avisaban que tenían 20% de carga. Por azares del destino los dos se encontraban en una plaza comercial, con la misma desesperación buscaron una fuente de energía, cuando al fin la encontraron solo había lugar para un cargador. ¿Quién lo habrá ganado?

Ese aviso de 20% en el celular y que se pinte la pila de amarillo, me da un ligero ataque de pánico si no estoy con un cargador.

Recuerdo cuando todavía me sabía de memoria los números de teléfono que debía saber en caso de una emergencia, si ahora no traigo mi celular conmigo, es muy complicado que mi cerebro recuerde números. (Justo comienzo a olvidar cuantos años voy a cumplir)

Así como todo aparato electrónico se descarga, y necesita recargar fuerzas, así nosotros necesitamos hacerlo también. Dios nos creo tan perfectos y de tal manera lo hizo, que por medio de las horas de sueño nuestro cuerpo vuelve a tomar fuerza.

Hoy les escribo a los “descargados”, a los que sienten que andan con el 20% y en amarillo, los que saben que en cualquier esfuerzo extra que tengan pueden quedar en el intento. Quizá estás hasta el tope de no ver las promesas de Dios en tu vida cumplidas, o sientes que ya has dado mucho, crees que ya no hay más para ti. Si esta es tu condición, permíteme decirte que Dios te ama tanto que desde que oré para saber de que escribiría, no podía sacar de mi mente una pila verde (así como cuando está cargada), supe de inmediato que debía escribir de fuerza y de ánimo. Dios habla de maneras locas, yo no lo limito, estoy segura que esta nota será bendición para más de uno, porque salió de su corazón y no del mío.

Dios no se ha olvidado de ti, y anhela que tu confianza la vuelvas a Él, no a tus circunstancias, no a tu diagnóstico, no a tu familia, no a tus amigos, no a tu trabajo, no a tu escuela, no a nada ni a nadie, que vuelvas a Él.

Por más que busques renovarte, aún cuando compres la mejor almohada, si no tienes paz no conciliaras descansar, lee esto con atención: Tu creador es tu fuente de energía, Él es quien recarga tu corazón, quien te da esperanza cada mañana, quien te permite seguir respirando. Si vives para agradar a otros, y para cumplir metas que en realidad ni a ti te benefician, en algún punto te darás por vencido. Pero cuando vives para cumplir el propósito de Dios en tu vida entonces por más que camines, no te cansarás, por más que corras no te fatigarás.

Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. (Isaías 40:31 NVI )

La pregunta ahora es: ¿Cómo conozco el propósito de Dios para mi vida? No podrás conocer tu propósito si antes no te propones conocer a Dios, no me refiero a conocer historias de la Biblia, ni a conocerlo por lo que otros dicen de Él, hablo acerca de tener comunión, de saber acudir a Él, de comprender sus silencios, de alegrarte con lo que Él se alegra y de entristecerte por lo que Él se entristece, antes de trabajar por tener una motivación, conoce al que da la motivación.

Muchas personas se estresan por que no saben cual es su llamado, o para que están aquí en la tierra, o para que son buenos, o que será de su futuro, se sumergen tanto en eso que se olvidan que Dios nos creo de tal manera que quiere que disfrutemos el viaje. ¿Por qué crees que disfrutas la comida? ¡Porque Dios ama que seas feliz! Se nos olvida amar, nos enfocamos en el propósito y dejamos a un lado a los que nos rodean. Y tú y yo fuimos creados para amar, el odio no es parte del propósito de Dios para nuestra vida ¿Cómo lo se? ¡Porque conozco a mi Padre! ¿Vez que conforme lo vas conociendo, comprendes más tu propósito?

Tu vida adquirirá sentido cuando te acerques a Dios reconociéndolo como tu Padre y Señor de tu vida. No sabrás en que punto dejaste de buscar respuestas porque Él empieza a llenar todo tipo de vacíos, de alguna manera las preguntas que tenías se van disolviendo en su presencia.

Jesús, el hijo de Dios conocía su propósito: salvar a la humanidad. Tú fuiste inspiración para Jesús cuando en la cruz agonizaba, cuando el enemigo pensó que lo había dejado sin carga, tú eras su motivación para entregarse por completo, porque vales la pena. No estás en esta tierra para hacer montón, compréndelo tú marcarás una diferencia. En los momentos de tu 20% de carga, recuerda esto: fuiste la recarga de Cristo. Ahora la pregunta es ¿Podrá Cristo ser tu recarga?

2 comentarios sobre “RECARGADOS

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s