mujeres

EL RING

¿Y tú como le hiciste?

Como mujeres, amamos compartir y platicar, que nos cuenten experiencias y vivencias, pero por más que coincidamos con alguien, llega un punto en que nuestra historia no se parece a la de ella, mis circunstancias son distintas, hay factores que no son iguales, y por más que tengamos conocimiento de cómo le hicieron otras, muchas veces nos tocará aprender a nuestra manera.

Ahora que estoy embarazada, pregunto a toda mamá ¿cómo le hiciste en el parto? ¿cuáles fueron tus síntomas durante el embarazo? Y me doy cuenta que aún cuando coincido con algunas cosas, muchas no. En cada etapa he hecho preguntas a otras mujeres, me hizo aprender y crecer, eso es bueno, lo cierto es que hay batallas que he comprendido me toca enfrentar solo de la mano de Dios.

En el box, solo se suben al ring: los boxeadores, no están solos por que sus entrenadores se quedan en las esquinas, pero mientras está la pelea no puede meterse nadie, la victoria solo es de uno.

Podemos tener en nuestra vida, mujeres que nos apoyen, que nos aconsejen, que oren por nosotras, que nos empujen, que nos den su perspectiva, que nos ayudan a fortalecer las debilidades, pero a la hora de los golpes no entrarán todas a recibir uno cada una, si bajamos la guardia, los golpes nos tocaran a nosotras.

Cada mujer enfrenta su propio ring, su propia batalla y por supuesto sus gloriosas victorias. Volteamos al pasado y podemos ver los enemigos que ya hemos derrotado, que no ha sido fácil, pero que Dios siempre ha estado con nosotras.

Como mujeres, una de las principales peleas que tenemos es en la mente, en los pensamientos y ahí es cuando la palabra de Dios cobra su poder, no podríamos estarle contando a una amiga nuestros pensamientos cada segundo ¿te imaginas? Sería desgastante y molesto ¡pobre amiga! Ella también enfrenta sus propias batallas.

Estaba acostada, a nada de dormirme cuando de la nada, al menos así lo sentí, me empezó a llegar un vacío a mi pecho, como ansiedad revuelto con miedo, me saqué de onda, no estaba pensando en nada, estaba a punto de dormir, fue raro, pero en cuestión de segundos ya era grande, -esto no es normal- pensé, este miedo no proviene de Dios, no es su voluntad para mi vida, entre al ring estando acostada, no tenía a mis amigas diciéndome como han resuelto cuando les ha pasado algo así, pero ya tenía un conocimiento previo de cómo ataca el enemigo, en el ring estaba sola, pero volteaba a mi esquina y ahí estaba mi Padre Celestial, empecé a orar y me quedé dormida, las siguientes noches o a veces en el día quiere volver esa sensación, es una batalla la cual Dios ya ganó por mi, y solo me queda ponerme los guantes y no rajarme, no dejar de declarar su palabra sobre mi vida.

¿Qué batallas estás enfrentando? Es hora de ponerte los guantes, no esperes que alguien se los ponga por ti, esto que enfrentas ya ha sido ganado por medio de Jesús, solo tómalo, ve por tu victoria, hazlo sin piedad ¿Te intimida? ¿Te da miedo? ¿Te hace sentir pequeña y que no podrás? Voltea a tu entrenador, voltea a Jesús, si alguien en ese ring debería de tener miedo ¡NO ERES TU! Es tu enemigo, porque de tu lado está el Guerrero que no ha perdido ninguna batalla, cuantas veces quiera aparecer tu enemigo, los pensamientos que te atormentan ¡acábalos!

Abre tu Biblia y declara su palabra, te dejo estos textos que puedes usar en cualquier batalla:

ERES PODEROSA

Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1:7)

DIOS ESTA CONTIGO

Aunque ande en valle de sombra de muerte,No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.(Salmos 23:4)

 SU ARMADURA TE HACE INTOCABLE

Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo( Efesios 6:10-11)

DIOS VA DELANTE DE TI Y TE PROTEGE

El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias. (Salmos 28:7)

EL AMOR DE DIOS DESTRUYE TODO TEMOR

En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. (1 Juan 4:18)

NADIE TE PUEDE ATEMORIZAR

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?(Salmos 27:1)

ERES HIJA, TIENES ACCESO AL TODO PODEROSO

Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: ¡Abba! ¡Padre! (Romanos 8:15)

Haz tu lista de versículos, y cada vez que pensamientos te quieran atacar o sentimientos, pelea con la palabra de Dios. Habla y profetiza sobre tu vida victoria.

¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! (1 Corintios 15:57)

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “EL RING

  1. Gracias a Dios por ser su instrumento, estoy embarazada ya de 38semanas y después de esto si así Dios lo quiere seguiré con otro procedimiento médico en el nombre de Dios pelearé por mi sanidad

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s