Inspiracional·Reflexión

Un corazón

(4 min)
El corazón es un músculo hueco y piramidal situado en la cavidad torácica. Funciona como una bomba aspirante e impelente, bombeando la sangre a todo el cuerpo(1). Cuando la palabra de Dios habla acerca del corazón, no se refiere al músculo, sino a un corazón que no se puede ver. La mente, la voluntad, la consciencia, forman un centro de comando llamado: corazón.

Dios está interesado en renovar y transformar nuestros pensamientos, nuestras decisiones, nuestras emociones, para darnos una mejor vida. Cambiar de lo negativo a lo positivo, lo incrédulo por la fe, las necias decisiones por las inteligentes, el odio por el amor, la angustia por la paz, el estrés por la confianza.

El enemigo también tiene intereses por tener las riendas de tu corazón y privarte de vivir en plenitud.

Tu corazón quiere ser conquistado y no solamente por el hombre o mujer que tú quisieras, hay intereses eternos y una lucha constante por ganar lo más vital de tu ser.

En medio de tanto dolor, sufrimiento, basura en redes sociales, comentarios absurdos, inconformes e hirientes, la pregunta es: ¿Cómo puedo mantener un corazón correcto, entendido y agradecido?

UN CORAZON CORRECTO. Hechos 6:1-7, nos cuenta que debido al crecimiento en número de los creyentes, necesitaron reorganizar ciertas actividades, en esta ocasión se refiere al cuidado y atención de las viudas. Para esto solicitaban hombres que estuvieran dispuestos a servir, pero no podían ser cualquiera, los elegidos necesitaban tener el corazón correcto. Ya que su servicio iba dedicado a un grupo vulnerable (mujeres viudas), ellos debían ser:

  1. Íntegros (que no abusaran de las mujeres) = Buenos valores
  2. Pacientes( quizá alguna de ella necesitaría con quién desahogarse, llorar, o simplemente recibir un trato amable) =Buena actitud
  3. De buen testimonio (que en su lista no hubiera “robo, engaño, fraude”, ya que ellos se encargarían de suplir necesidades económicas)=Buen ejemplo

El corazón correcto, no busca su propio beneficio, tal como en esta historia observamos, ante cualquier circunstancia que enfrentes debes mantener un corazón integro, paciente y dar buen testimonio (buenos valores, buena actitud, buen ejemplo). La verdad es que eso cuesta y cuesta mucho, pero si le pedimos ayuda a Dios, Él sabrá renovar nuestro corazón a uno correcto. A diferencia de la moral que cada persona puede tener sus estándares de lo correcto o incorrecto, con Dios no funciona así. Él ha dejado claro en su palabra lo bueno y lo malo, creer que Dios está fuera de moda, es tener un corazón lleno de orgullo. Los márgenes que Dios estableció  son para protección del mismo ser humano, de repente nos creemos más sabios que Él y terminamos cometiendo los errores del pasado, te invito a leer esta nota: ¡Los olvidadizos!

Todos los días debemos solicitar que todo orgullo se vaya de nuestro interior. Aceptar que nos equivocamos, pedir perdón, orar por los enemigos, son indicios de que el orgullo está desapareciendo.

Un corazón correcto es integro, paciente, y da buen ejemplo.

UN CORAZON ENTENDIDO. 1 Reyes 3:9, nos narra la petición que hizo el rey Salomón, pudiendo haber pedido cualquier cosa, el decidió pedir un corazón entendido. Esto es, un corazón lleno de discernimiento para poder gobernar.

Fue una petición que agrado mucho a Dios. Nuestras oraciones suelen ir cargadas de palabras como: arregla, devuelve, acomoda, ayúdame, soluciona, pero casi nunca le decimos haz lo que tengas que hacer y dame el valor para hacer lo que me toca a mí.

Necesitamos “dominio propio”, antes de meternos en problemas, es posible aprender a controlarnos y gobernar nuestra carne.

Un corazón entendido es aquel que aprende a gobernarse con sabiduría.

UN CORAZON AGRADECIDO. “Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?” (Lucas 17:17-18)

Mientras tenemos la necesidad ahí estamos, pero se resuelve y desaparecemos. O ¿Qué tal la costumbre? Nos acostumbramos a tener, a vivir, a sentir a Dios de alguna manera que dejamos de tener un corazón agradecido. Nos sentimos merecedores y digo “nos” por que identifico muy fácilmente todas esas veces que no he sido agradecida.

El egoísmo crece tanto que aplasta el agradecimiento, para que esto no suceda, no olvides:

1.Dar gracias a Dios, cada mañana, antes de comer, antes de dormir, en cualquier momento del día.

2. Agradecer por los detalles que otros tengan por ti.

3. Incluir la palabra “gracias” en tu día.

Un corazón agradecido vive feliz.

 

Haciendo un análisis ¿Cómo anda tu corazón? ¿Batallas con el orgullo, con la necedad, con ser ingrato?

Volviendo una vez más a la pregunta: ¿Cómo puedo mantener un corazón correcto, entendido y agradecido? ¡La Biblia nos da la respuesta!

No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. (Romanos 12:2 NTV)

Busquemos un corazón que agrade a Dios antes que al ser humano.

PD. SE REQUIERE LA AYUDA DEL ESPIRITU SANTO.

 

 1.https://es.wikipedia.org/wiki/Corazón

 

3 comentarios sobre “Un corazón

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s